May 122017
 

LogoChapa

 

Estimados Compañeros y Compañeras:

 

En relación con la deliberación sobre el €R€ en Indra el próximo 17/M en el Tribunal Supremo, hemos elaborado una nota de Prensa y una nota para informar a diversas organizaciones sindicales, activistas, etc….

 

Aqui os adjuntamos las dos:

Nota de Prensa

Nota Activistas y Organizaciones

May 122017
 

CartelConcentracionTS17M_web

Estimados Compañeros y Compañeras,

os adjuntamos, con motivo de la deliberación en el Tribunal Supremo sobre el €R€ de Indra,  nuestra nueva Revista.

 

En la que, aparte del €R€, también os hablamos de Tecnocom, corrupción, precaricación laboral….

revj

Feb 282017
 

CarteINDRAPeq2Beca

Estimados Compañeros y Compañeras:

estos días han aparecido noticias en las que se presume de  lo bien que va Indra (de lo cual nos alegraríamos mucho si los trabajadores lo percibiésemos) y de lo mucho que contratan (como si se nos hubiese olvidado que han despedido a más de 1.700 compañeros en el €R€ Salvaje) .

Os las adjuntamos:

ABC

eleconomista

Entre otras cosas dicen:

La firma demanda jóvenes recién titulados y estudiantes que estén finalizando sus estudios de grado o máster en titulaciones científico-tecnológicas (…).

Durante el primer año, un mentor supervisará el trabajo de estos jóvenes, a los que orientará en el desarrollo de su carrera profesional en la compañía.

Despiden a 1750 trabajadores y contratan a 1.500 que durante un año tienen que estar supervisados, vaya¡¡ parece que le compensará mucho a Indra¡¡….

A los que no compensará será a los no tan jóvenes, pero si experimentados.

Feb 222017
 

bola-cobas-2

 

 

 

Estimados Compañeros y Compañeras:

Ayer se publicó en www.muycomputerpro.com el siguiente artículo que os adjuntamos:

 

 

La compra de Tecnocom por Indra es un rescate entre amigos

  • Indra anunciaba ayer mediante un comunicado oficial que el 99,46% del capital presente o representado en su Junta General Extraordinaria de Accionistas había apoyado la OPA sobre Tecnocom. Se trataría, a priori y según las declaraciones de su presidente, Fernando Abril-Martorell, de un “un ambicioso paso estratégico” para su compañía pero que ha provocado muchas preocupaciones entre los trabajadores de ambas empresas.

Juan José Nogales, coordinador del sindicato CoBas a nivel estatal, nos ha indicado que su agrupación cree que todo esto se trata de “un rescate entre ‘amigos’ porque hablamos de una empresa (Indra) que viene de una situación financiera compleja, por decirlo de alguna manera“. Nogales apoya sus declaraciones en la evolución del precio de las acciones de la multinacional durante el año pasado y el precio de compra por acción (que valoraría a Tecnocom en 305 millones de euros), lo que “genera ciertas dudas, sobre todo después de sufrir un ERE ‘imprescindible’, según la presidencia, para asegurar la viabilidad de la empresa y del discurso sobre la necesidad de ‘adelgazarla’. Eso sin contar con el ROI, que nos resulta escandaloso”.

Para el sindicalista, este ERE de la era Abril-Martorell ha sido el comienzo de su famoso “Plan Estratégico”, tras el que temen una nueva ola de despidos después de la compra de Tecnocom, que aún no ha sido confirmado por la empresa y cuya operación está aún sujeta a la aprobación de CNMV, pero que ha sido avanzado en algún medio de comunicación (se habla de un nuevo ERE que afectaría a 500 personas).

No han analizado abiertamente el desastre provocado en los proyectos con el anterior ERE y ahora van a por otro“, indica Nogales. La OPA sobre Tecnocom no parece que encaje en medio de una estrategia de reducción de empleo por causas económicas. “Este anuncio ya beneficia a unos pocos y, según parece, nos va a perjudicar a muchos”.

 

Podéis acceder al artículo completo en este enlace

Feb 212017
 

Running-generals-by-Rones1

INDRA, una industria de guerra (2)

Pere Ortega, Centre Delàs d’Estudis per la Pau

Indra, según el balance de la empresa de 2014, su cuenta de resultados arrojó pérdidas de 91,2 millones. Inmediatamente la nueva dirección bajo el mandato de su nuevo presidente Fernando Abril-Martorell jr, anunció un plan estratégico de reestructuración de la compañía para 2014-2018, e inmediatamente el ERE no se hizo esperar. En el verano de 2015, se anunciaba que 1.750 personas en todo el Estado se verían afectadas por un expediente de regulación de empleo. El sindicato mayoritario de Indra, Co.Bas, denunció que este ERE era una maniobra de ingeniería contable de la nueva dirección que había manipulado los balances introduciendo como gastos no recurrentes una partida de 196 millones, así se conseguía que el resultado final de la compañía arrojara pérdidas.

Este sindicato, indicaba que detrás del ERE, se encontraba una maniobra política del Gobierno del PP, cuya pretensión era crear un polo militar industrial (ya indicado en el artículo anterior) impulsado por el titular del Ministerio de Defensa, Pedro Morenés. En ese sentido, hay que observar que el ERE no afecta a la producción militar, sino que se extendía a otras unidades de la compañía. Esta propuesta, entronca con la política seguida por el actual Gobierno del PP, quien a través del Ministerio de Defensa y la SEPI pretenden impulsar la industria militar, un sector que consideran estratégico para la Defensa y la Seguridad Nacional, y de paso ayudar al sector a superar la crisis iniciada en 2008, cuando Defensa sufrió recortes que también afectaron a las compras de armas a las empresas.

Otra sospecha de las maniobras que llevaba a cabo la nueva dirección de Indra es que, tras el anuncio del nuevo plan estratégico y el ERE, las acciones en el mercado de valores subirían considerablemente, lo cual sucedió. Así, una vez conseguido el plan de vincular Indra al polo industrial militar, se podría justificar la venta de Indra al sector privado y obtener importantes plusvalías para el Estado.

Una de las cuestiones más controvertidas de Indra es el relacionado con empresas subcontratadas, algo muy generalizado en las grandes empresas, especialmente las de servicios, espacio donde Indra juega un gran papel. Según el balance anual de la empresa de 2015, la subcontratación de Indra alcanzó a 1.483 personas en todo el Estado. Pero según el sindicato Co.Bas, estos podrían alcanzar los 6.500, como así lo indica la cuenta de correo electrónico en la base de datos de la compañía acabada en @eservicios.indra.es, cabe pensar que solo en Barcelona, según éste sindicato figuran unos 800 subcontratados.

Esta cuestión de la externalización de trabajo a través de subcontrataciones tiene un gran impacto en la economía del país. En primer lugar porque a través de ella se permite la fragmentación de un ámbito muy importante del proceso productivo, el laboral, pues esto permite que el control del conjunto del producto quede exclusivamente en manos de la dirección de la empresa, y fuera del control de los trabajadores y de su comité de empresa. Esta fragmentación permite a la dirección de la empresa reducir el tamaño de la plantilla, a pesar de que buena parte del empleo subcontratado presta sus servicios en la misma factoría (así ocurre en Indra), con lo cual fracciona y debilita la acción sindical de los trabajadores, porque esos subempleados están acogidos a convenios sindicales diferentes, además tienen una jerarquía de mandos superpuesta, el de la empresa matriz y el de la subcontratada. En segundo lugar, se produce una competencia muy agresiva entre las empresas subcontratadas para conseguir los servicios de la empresa matriz, lo cual se traduce en trabajo a tiempo parcial, precario, bajos salarios y menos derechos laborales para los trabajadores. Es decir, unas prácticas abusivas sobre los trabajadores que debilitan mucho actuar en defensa de sus derechos. En Indra ocurre todo esto, el empleo subcontratado tiene la misma o incluso mejor calidad que la del empleo fijo, pero en cambio tienen menos derechos laborales, peores salarios y contratos con horarios parciales y muy fragmentados.

Los paseantes de la zona de Diagonal en 22@ de Barcelona, cuando se encuentren frente al imponente edificio acristalado de Indra Sistemas y admiren su bella arquitectura, deben saber que Indra no es ninguna empresa modélica en RSC (responsabilidad social corporativa), debido a las prácticas abusivas de sus subcontrataciones, allí se da ocupación a 1.035 personas, 910 en el resto de empresas del grupo y unas 800 personas más de otras empresas subcontratadas. También por su implicación en la producción militar de armamentos. Unas armas que España hoy está exportando a países como Turquía, Arabia Saudí, Egipto o Catar entre otros muchos países que directa o indirectamente están implicados en las guerras actuales de Siria, Yemen, Afganistán e Irak, y en consecuencia, con la grave crisis de refugiados que huyen de la guerra y a los que España y Europa hoy les niega acogida.

 

Feb 212017
 

Running-generals-by-Rones1Estimados Compañeros y Compañeras,

el diario Público (www.publico.es) ha sacado un par de artículos sobre nuestra empresa Indra, ambos son muy interesantes, por ello os los adjuntamos en nuestro blog, en dos entradas distintas tal y como el diario ha hecho:

INDRA, una industria de guerra

Pere Ortega, Centre Delàs d’Estudis per la Pau

Indra nació de la fusión en 1989 entre dos empresas, la pública INISEL y la privada CESELSA conservando en manos de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) el control del 66% de las acciones de la nueva Indra y el resto repartido en manos privadas. En la etapa de privatizaciones del gobierno de José María Aznar, 1998-99, cuando ya Indra estaba saneada y obtenía beneficios, la SEPI vendió la participación estatal a diversos accionistas mientras el Ministerio de Defensa le encargaba el desarrollo de la electrónica de la mayoría de armamentos entonces en fabricación: blindados, aviones, buques de guerra y múltiples proyectos de guerra electrónica.

Indra, desde su nacimiento ha sido una de las empresas más protegidas del Estado, gracias a ello ha crecido de forma ininterrumpida, con una tasa de crecimiento en ventas del 455% entre 1996 a 2015 alcanzando una facturación de 2.850 M€ en este último año. Esta protección se ejemplariza en que Indra tiene su mayor concentración de negocio en el sector público, dónde además de gozar de la mayoría de los contratos que desarrollan tecnologías para armamentos, también contrata la seguridad de la información de la mayoría de ministerios, como también del recuento de las elecciones, tanto generales como municipales y autonómicas, además de otros múltiples servicios, controles en autopistas, aeropuertos, aéreos y fronterizos.

En la dirección de Indra ha figurado durante 22 años, desde 1992, Javier Monzón, amigo personal del rey Juan Carlos I y propietario de un jet que prestaba a menudo a Juan Carlos I, para que éste llevara a cabo sus múltiples “salidas” privadas de la Zarzuela por esos mundos. Pero el gobierno del Partido Popular, tras tantos años, substituyó a Javier Monzón de la dirección en 2014, siendo substituido por un hombre de mayor proximidad política al gobierno del PP, Fernando Abril-Martorell junior, hijo del que fuera procurador en las Cortes de la dictadura franquista y después ministro de economía con la UCD.

Hoy, en 2015, Indra agrupa a un total de 37.060 empleados con presencia en 33 países, 20.251 en España el resto en el exterior. Su accionista principal fue durante muchos años Caja Madrid, después transformada en Bankia, que poseía el 20,14% de sus acciones, Telefónica con un 3,14% y diversas corporaciones de fondos financieros se reparten el resto.

La crisis de las entidades financieras de 2008, hundió a Bankia, destapando la fraudulenta gestión de sus directivos; entre otros, el exministro de Hacienda Rodrigo Rato, que había sustituido a Miguel Blesa, que había alcanzado la dirección de Bankia por mediación de José María Aznar. Con Bankia hundida, el Gobierno del PP decidió rescatar Bankia inyectando de las arcas públicas 22.424 millones. Pero no hubo suficiente, el Gobierno del PP, para ayudar al saneamiento e inyectar liquidez a Bankia, a través de SEPI, en agosto de 2013, adquirió el total de las acciones de Indra por 337,1 millones. El Gobierno del PP conseguía dos objetivos, primero, volver a ayudar a Bankia. El segundo no era tan conocido, pero si divulgado por el ministro de Defensa Pedro Morenés, quién había manifestado el deseo de crear un gran polo industrial militar para ayudar a las empresas del sector a superar la crisis económica, ayudando a crear sinergias entre ellas y abaratar costes de producción. Una propuesta en la que Indra jugaba un papel fundamental pues proporciona la mayor parte de tecnologías en electrónica a las empresas del sector militar.

Esta propuesta y compromiso de Morenés está relacionada con los recortes presupuestarios aplicados al Ministerio de Defensa que afectaban a las compras de armas a las empresas militares. Industrias con las que Morenés se había comprometido a ayudar impulsando ese polo industrial militar. Un ejemplo de ello son las 33 agregadurías militares creadas por el Ministerio de Defensa en embajadas y consulados para ayudar a la exportación de armas de las industrias de defensa españolas. Esto último ha dado sus efectos, en 2014, España alcanzó el 7º lugar en el ranquin mundial de exportadores de armas (SIPRI 2015). Ayudas a unas industrias militares, qué no deben extrañar, pues es bien conocido que Morenés mantuvo fuertes vínculos con empresas militares dónde ocupó diversos cargos directivos o de consejero en Instalaza (fabricante de explosivos), MBDA España (filial del más importante industria de misiles de Europa) y en la de seguridad Segur Ibérica.

En cuanto a su producción, Indra es un holding que agrupa diversas empresas, organizada en seis grandes áreas de actividad: energía e industria, tecnologías de la información, administraciones públicas, transporte y tráfico, servicios financieros y seguridad defensa. En esta última, es Indra Sistemas la empresa dedicada a la producción militar con mayor número de trabajadores en plantilla de 12.865 y una facturación de 2.850 millones en 2015. En sus balances figura que el sector de la seguridad y defensa ocupa alrededor de un 20% de su facturación, según los años. Pero las cifras de ventas que ofrece por divisiones no hacen distinción entre civil o militar por lo que no se puede determinar con exactitud el volumen total de su producción militar.

En la factoría de Barcelona, su director es Manuel Brufau, hermano de Antoni Brufau, presidente actual de Repsol, antes de Gas Natural y anteriormente vinculado a La Caixa, empresas en que es principal accionista. Otra persona ocupando puestos de dirección en Indra de Barcelona ha sido Josep Pujol Ferrusola, con emolumentos que rondaban los 400.000 euros al año. Tras los escándalos de corrupción que rodearon a la familia Pujol, Indra decidió prescindir de Josep Pujol con una indemnización de 2 millones de euros. Las excelentes relaciones de Brufau con los diferentes gobiernos de la Generalitat de Cataluña, que sin duda favoreció la presencia de Josep Pujol, han facilitado que Indra fuera una empresa con quien se han contratado múltiples servicios, los más destacados las elecciones autonómicas, la mayoría de las municipales; también de las autopistas catalanas, donde por cierto La Caixa también es principal accionista. Los posibles tratos de favor por parte de la Generalitat a esta empresa, se ejemplifican en las ayudas recibidas a través de la Secretaria de Industria y Energía (SIE), y del Centro de Innovación y Desarrollo (CIDEM), ambas bajo control de la Generalitat de Catalunya. Entre 2004 y 2011 (no hemos conseguido datos actuales), Indra recibió ayudas por un importe de 1,45 millones de euros.

La participación de Indra Sistemas en proyectos militares es espectacular. Su principal cliente es el Ministerio de Defensa y participa en casi todos los grandes programas de armas de las fuerzas armadas españolas: los sistemas de vuelo de los aviones de combate F-2000, los Helicópteros Tigre y NH-90 que fabrica Airbus Defence and Space; toda la electrónica y sistemas de comunicación de toda clase de buques de guerra y submarinos que construye la estatal Navantia; los blindados Pizarro y Leopardo que fabrica Santa Bárbara Sistemas; el guiado de misiles que disparan todos estos armamentos; así como también desarrolla sistemas de guerra electrónica, para lo cual dispone de una factoría/bunquer en Madrid con 500 empleados. También tiene contratos militares y de seguridad en múltiples países. La facturación en el ámbito militar en 2015, fue de 542 M€. (Continuará).

 

Feb 092017
 
bola-cobas-2Estimados Compañeros y Compañeras,
creemos que será de vuestro interés la siguiente noticia:
“Tecnocom crea una unidad de negocio dedicada a la transformación digital”

La compañía, pendiente de la opa de Indra, agrupa bajo MINDx sus soluciones de tecnología y consultoría referidas a la transformación digital.Quiere crecer en este mercado, que en 2016 ya le generó más de 40 millones.

(…)

La decisión de crear una unidad de transformación no es algo exclusivo de Tecnocom. Antes lo han hecho otras empresas como Indra, el grupo que lanzó precisamente una opa sobre ella el pasado noviembre. En su caso, la unidad se lanzó en febrero de 2016 bajo el nombre de Minsait. Ahora, cuando se le pregunta a Rodríguez Manzaneque qué sentido tiene lanzar MINDx cuando Indra está a punto de tomar el control de Tecnocom, este aclara que la operación aún no se ha ejecutado. Pero, ¿qué ocurrirá cuando esto suceda? “Lo lógico es que se coja lo mejor de cada casa, pero decirle cualquier otra cosa ahora sería aventurar”.

Podéis ver aquí la noticia completa

 

Sep 202016
 

cpdsantanderEstimados compañeros/compañeras:

parece ser que Indra, a partir de noviembre, va a gestionar los dos CPD que tiene el Banco Santander en Madrid y Cantabria, os adjuntamos la noticia de eldiario.es:

Los dos Centros de Procesos de Datos (CPD) que el Banco Santander tiene en Madrid y Cantabria pasarán a estar gestionados a partir del próximo mes de noviembre por el gigante Indra. La multinacional española, participada por el Estado en un 20%, sustituirá a Cibernos Outosourcing después de que su vinculación contractual con la entidad bancaria haya llegado a su fin. 

Este cambio en la gestión ha provocado un gran revuelo entre las 111 personas que trabajan en ambos centros (83 en Cantabria y 28 en Madrid) debido a que el nuevo contrato no obliga a Indra a subrogar al personal. Ello propició que Cibernos iniciara a finales de verano la tramitación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) con el objetivo de despedir al 80% de la plantilla.

Finalmente, tras la denuncia hecha pública por el sindicato CCOO a través de un comunicado, Indra se ha comprometido en  una asamblea celebrada este jueves en el CPD de Cantabria a mantener todos los puestos de trabajo.  

Pese a ello, la preocupación de los empleados sigue latente. Según cuentan a eldiario.es, las condiciones de trabajo que han tenido que soportar con Cibernos han sido “más que precarias” y la información que les llega sobre otros centros gestionados por Indra no son muy halagüeñas.

“Lo que hemos pasado ha sido terrible”, afirma el presidente del comité de empresa, José Luis Cabo. Hasta ahora los trabajadores han optado por guardar silencio debido a las “presiones” que han sufrido por parte de los jefes de Cibernos. Sin embargo, la tramitación de este ERE, que finalmente ha sido paralizado, ha sido la gota que ha colmado el vaso.

Varios empleados y antiguos trabajadores cuentan a este diario que han tenido que soportar “amenazas”, “faltas de respeto”, “actitudes despóticas” y “tratos inadmisibles” por parte de sus superiores prácticamente desde que el ‘búnker’ del Banco Santander -conocido así por guardar su información a varios metros bajo tierra en una instalación a prueba de terremotos- iniciara su actividad en diciembre de 2011 en la localidad cántabra de Medio Cudeyo.

“Todo lo que te cuentan es verdad”, confirma Cabo al otro lado del teléfono. El presidente del comité de empresa explica que la situación laboral está viciada desde el prinicipio porque “entras a trabajar a través de una subcontrata, y desde esa distancia que tienen con el banco se permiten cualquier tipo de libertad”.

“Uno de los principales problemas que tenemos , prosigue, es que la actividad del CPD es 24 horas al día 365 días al año; trabajamos igual festivos, que noches, que fines de semana, y no hay ninguna diferencia con un martes por la mañana”. “Se nos aplica el convenio de una consultoría y todo esto no está contemplado. No hay reducción horaria, descanso, ni retribución especial bien en tiempo libre u horas extra. La única festividad que se reconoce son Navidad y Año Nuevo. Ninguna más”, añade.

Incluidos los extra por nocturnidad y festivos, el sueldo medio de un empleado del ‘búnker’ es de 15.000 euros, y la plantilla está compuesta en su mayoría por técnicos. Las últimas seis incorporaciones que se realizaron fueron por 12.000 euros, “una cantidad, si se me permite, ridícula para gente que trabaja a turnos, con horarios y calendarios que están hechos a mano y que contemplan días de trabajo por encima de convenio y de Estatuto”.

En esta línea, señala que el calendario es “artesanal”, se entrega mensualmente pocos días antes de comenzar el mes y contempla tandas de trabajo superiores “en muchos casos a los siete, ocho y nueve días consecutivos, tras lo cual podemos librar uno o dos días. Esto supone meses sin un solo fin de semana libre”. “Organizar una vida fuera del ‘bunker’ se veía como algo negativo”, apostilla Cabo.

Igualmente, el portavoz de los trabajadores apunta que en cinco años no se ha realizado la evaluación de riegos del puesto de trabajo ni se han pasado reconocimientos médicos.

El comité “clandestino” y el servicio de “mierda”

Esa precariedad impulsó la creación de un comité de empresa “casi de forma clandestina”. “Una semana después de crear el comité, un jefe fue llamando a una sala uno a uno a cada empleado para pedirle que firmara un documento en blanco para revocar al comité, con la intención de despedirlos, o de lo contrario nos decía que ya sabía de parte de quién estábamos. Varios compañeros bajaron de estas reuniones llorando, reconociendo que había firmado bajo amenazas y coacción”, relata uno de los afectados.

Después de “salvar la caza de brujas”, el comité intentó negociar con recursos humanos de Cibernos tanto en Cantabria como en Madrid pero “se nos dejó claro desde el primer momento que no se nos iba a dar nada, que prestábamos un servicio de mierda (literal) y que por tanto teníamos unas condiciones de mierda”.

“En cuanto a alguien no le gustaba este panorama o se le ocurría la ‘locura’ de pedir que se cumpliese la ley o se revisasen nuestras condiciones, porque ni siquiera este convenio se estaba respetando íntegramente, iba a la calle”, lamenta el presidente del comité.

Ante este escenario, los trabajadores decidieron poner en marcha una demanda de cesión ilegal, denunciando las condiciones del contrato entre Cibernos y Produban -sociedad contratante cuya propiedad es del cien por cien del Banco Santander y que se encarga de la gestión de los servicios informáticos-. Tras largos meses de reuniones, la plantilla aceptó por mayoría retirar la denuncia a cambio de una serie de concesiones, principalmente dirigidas a reglar y regularizar la ordenación de los turnos y las horas máximas anuales.

Pero el calvario no terminó ahí porque tan solo un mes después de firmar ese acuerdo, Cibernos, “a petición de Produban”, comunicó su intención de acometer un traslado colectivo forzoso a Madrid, comunidad desde la cual se había trasladado el servicio casi cuatro años antes. Después de varios intentos, se llegó a un acuerdo, si bien no se ha hecho efectivo a la espera de que Indra se haga con las riendas del servicio.

“Hemos pasado el desierto y no queremos volver”

Preguntado si cree que estas declaraciones, entre las cuales también se incluyen personas que han preferido guardar el anonimato, puedan perjudicarle, Cabo responde: “Recordar el pasado, saber de dónde venimos y por lo que hemos pasado, entiendo que servirá para evitar volver a repetir estos errores en el futuro con la nueva empresa que venga. Hemos pasado el desierto y ya no tenemos intención de volver a pasar por ahí”, sentencia.  

El presidente del comité de empresa también lamenta que Produban no haya querido nunca implicarse. “Si tuviéramos una línea de comunicación más directa con ellos se podrían solucionar muchísimas historias, pero se escudan en que la responsabilidad es de la empresa”, lamenta.

Por último, otro de los trabajañadores añade: “Durante todos estos procesos siempre nos han dicho que no hiciéramos ruido porque si salía en prensa iba a ser mucho peor; el banco se lo iba a tomar a mal e iba a haber despidos por todas partes”.

Produban y Cibernos se pasan la pelota

eldiario.es se ha puesto en contacto con el Banco Santander y desde su gabinete de comunicación recuerdan que el personal del CPD está subcontratado y por ello, nos invitan a hablar con Cibernos, que “es quien establece las condiciones de trabajo”. “Nosotros no podemos aportar mucho”, concluyen.  

Por su parte, desde Cibernos destacan que las condiciones laborales “están totalmente ajustadas a la legalidad” y subrayan que “las tarifas de nuestra gente, estando con nosotros, están muy por encima de lo que hay en el mercado”. “La propia Indra marca una franja salarial más baja”, aseguran.

Además, sostienen que “las condiciones de salario también se fijan por lo que te paga el cliente”. “Nosotros como empresa tenemos que tener unos márgenes y una rentabilidad. Si el cliente paga uno, no puedes tener a los trabajadores ganando dos. Es de sentido común”.

Ayuda pública

El Banco Santander tiene repartidos en el mundo cinco Centros de Procesos de Datos, que almacenan toda la información y garantizan la eficacia de las operaciones bancarias. El de Medio Cudeyo, inaugurado a finales de 2011, es el último construido y se suma a los anteriormente inaugurados en Madrid, Londres, Sao Paulo y Querétaro.

Su inversión alcanzó los 240 millones de euros y contó con la participación del Gobierno de Cantabria a través de la empresa pública Sodercan, la cual aportó 5 millones de euros ligados a que el centro mantuviera 250 puestos de trabajo, según ha informado El Faradio.

May 172016
 

 

info-rojoEstimados/as Compañeros/as:

Según aparece hoy en Infolibre, “la Agencia Tributaria repartió casi 76 millones de euros entre empresas informáticas desde 2010.

A 11 de ellas acaba de abrirles un expediente sancionador la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia por fijar precios y repartirse mercados, tras una denuncia de la propia Agencia Tributaria. El mayor contrato de mantenimiento informático se ha adjudicado desde 2010 a las mismas cinco consultoras: Indra, Software AG, Cibernos, Gesein e IBM.”

Podéis consultar la nota de prensa de la CNMC aquí

May 122016
 

Ibex Paraisos FiscalesEstimados/as Compañeros/as:

El 18/Mayo/2016 se va a presentar el informe del Observatorio RSC “La responsabilidad social corporativa en las memorias anuales de las empresas del IBEX 35”. Análisis del ejercicio 2014:

http://observatoriorsc.org/Informe_memoriasRSC_ibex_2014_conclusiones_def.pdf

En este informe se analizan las Empresas del IBEX 35. Os pasamos parte de la información relacionada con Indra:

En el informe del Observatorio de RSC referido al ejercicio 2013, las únicas tres empresas del IBEX35 no incluidas en el listado eran Mediaset, Indra, y Sacyr. Este año se considera que todas las empresas analizadas tienen presencia en paraísos fiscales.

Indra aporta información amplia sobre sus filiales de Panamá, Filipinas, Bahréin y Uruguay, informando del personal en cada uno de los centros de trabajo y las operaciones desarrolladas. Además enumera los países o territorios considerados paraíso fiscal en los que ha mantenido actividades puntuales durante 2014: Andorra, Antigua y Barbuda, Antillas Neerlandesas, Belice, Bermudas, Chipre, Dominica, Gibraltar, Granada, Irlanda, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Puerto Rico, Seychelles, Singapur, o Suiza. Por último indica que las ventas en 2014 de estos lugares representaron un 3,3% del total de ventas de la compañía. No obstante como resultado de las búsquedas y análisis de información pública realizada, se ha identificado la presencia de la sociedad dependiente Indra USA IT Services en Delaware (EEUU), sin embargo en las Cuentas Anuales se indica que está domiciliada en Atlanta (EEUU). Esta sociedad es el motivo de haberla computado este año con presencia en paraísos fiscales.

Indra no está adherida al Código de Buenas Prácticas Tributarias de la Agencia Tributaria Española

Indra se declara contraria a las contribuciones políticas a partido alguno, sin que tal afirmación se vea acompañada de mecanismos concretos de control. En la investigación de la operación Púnica por corrupción en la adjudicación de contratación pública, Indra está siendo investigada por haber emitido facturas presuntamente falsas, según recogen algunos medios(ver). Asimismo, Indra está siendo investigada por presuntos pagos a jueces de Madrid, incluyéndose el presidente del Tribunal Superior, Francisco Vieira (ver). Tales acusaciones son de absoluta gravedad, puesto que desde 2013 la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) pasó a ser la principal accionista de la empresa.

En Indra, la presencia en su Consejo de Administración y en la alta dirección de antiguos miembros de empresas públicas y ex políticos viene suscitando desde hace años una fuerte polémica por lo que la empresa debería aportar una información más completa sobre los mecanismos de gestión sobre posibles conflictos de interés por el fenómeno denominado “puertas giratorias”.

Destacar de una manera conjunta la práctica que tienen varias empresas, como se ha señalado más arriba, consistente en anunciar el respeto y promoción de la libertad de asociación y sindical, para posteriormente no presentar evidencias de que exista un control a tal respecto. Dentro de este grupo se podrían incluir empresas como Endesa, Amadeus, Indra, Acciona, Ferrovial, Repsol, Mediaset o Inditex, entre otras.

En Indra la presencia de mujeres en el consejo es de tres, representando un 23,08%. Aunque el porcentaje ha aumentado con respecto al año anterior, se debe a que el consejo cuenta con un consejero menos no a acciones proactivas de la empresa en aumentar el número de mujeres. La primera fue elegida en 2005 y la última en el año 2008, desde entonces no ha habido nuevas incorporaciones de mujeres. Pese a que el Reglamento del Consejo de Administración y la Comisión de Nombramientos, Retribuciones y Gobierno Corporativo deben velar para que en los procesos de selección se apliquen criterios y políticas para favorecer la diversidad de género en la composición del consejo, Indra no informa de cuáles son los medidas para favorecer la diversidad de género y tampoco marca objetivos a cumplir, estando aún lejos de alinearse con las recomendaciones de la Comisión Europea del 40%, o con el nuevo Código de Gobierno Corporativo de febrero de 2015 cuya recomendación 14 dice que “la política de selección de consejeros promueva el objetivo de que en el año 2020 el número de consejeras represente, al menos, el 30% del total de miembros del consejo de administración”.

Para más información podéis consultar el informe