Oct 142019
 
conciencia

Estimados Compañeros y Compañeras, os adjuntamos información que creemos sea de vuestro interés, un comunicado/convocatoria de co.bas: (Más información en la web de co.bas)  

El pasado 23 de septiembre, 24 jubilados y seis jubiladas iniciaron la marcha desde Bilbao hasta Madrid, donde está previsto que confluyan con otra columna formada por 14 personas que partió dos días antes desde Rota (Cádiz).

El encuentro se producirá el martes 15 de octubre en la Puerta del Sol a las 18:00. Al día siguiente acudiremos todas y todos juntos frente al Congreso de los Diputados. Y reclamaremos lo que llevan pidiendo desde hace más de un año, cuando iniciaron las movilizaciones: unas pensiones dignas.

Según informaba infolibre hace unos días, los compañeros y compañeras de Rota, inician su camino todos los días a las 8.00 de la mañana, escoltados por la Guardia Civil para evitar accidentes. Y así cada día hasta cubrir los 652 kilómetros que separan ambas ciudades con otros 13 compañeros.

Es, más o menos, el día a día de sus compañeros y compañeras procedentes del País Vasco. Su despertador suena a las 7.00 de la mañana, y al igual que sus compañeros del sur, cubren alrededor de 24 kilómetros diarios. En ello emplean unas cinco horas, pues paran frecuentemente a beber agua y comer algo de fruta o frutos secos.

Un recorrido de solidaridad Por delante hay cientos de kilómetros, pero si en algo coinciden todos y todas es en que en su camino encuentran la solidaridad y la empatía de los pueblos que recorren. Tanto es así, que las dos columnas han crecido. La del sur ahora mismo está compuesta por 20 personas, y eso sin contar las que se unen para realizar una etapa concreta. La de este viernes pasado, por ejemplo, la anduvieron alrededor de 35 personas. La del norte, por su parte, tuvo adhesiones desde el primer minuto. «Los que salimos desde Bilbao éramos todos de Euskadi, pero ya ese primer día se unieron compañeros de Cantabria, de Asturias, de Aragón y de Cataluña», cuentan.

Ahora son 32, pero no pueden asegurar cuántos más llegarán a Madrid. «Estamos desbordando alegría porque la empatía y la solidaridad que encontramos es inmensa. Estamos muy, muy contentos. Tanto, que por nosotros no parábamos hasta llegar a Madrid».

Y es que la relación entre los participantes de la marcha «es increíble». «El primer día nadie se conocía y ahora hemos formado un grupo, y eso que somos personas mayores, cada uno con nuestras rarezas», dice. «Somos una piña, no tenemos ni un sólo conflicto. Esa unidad es fundamental«, añaden. Un sentimiento de solidaridad que, además, también encuentran en cada municipio donde realizan paradas para un simple descanso o para pernoctar.

Ha sido la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones de cada lugar la que se ha encargado de buscar dónde comer y dónde dormir. Y lo hacen, por ejemplo, en polideportivos o colegios.

Por el camino, además, hacen una labor de concienciación. «Cuando llegamos al lugar donde vamos a pasar la noche sacamos nuestra pancarta y gritamos nuestras consignas», relatan. Y entre ellas nunca falta una que refleja el espíritu de la protesta que tendrá lugar en Madrid: «De norte a sur, de este a oeste, las pensiones se defienden cueste lo que cueste«. «Siempre que llegamos a un sitio nos ponemos a disposición de la gente», dicen, que recuerda que, en Orduña, en la segunda etapa, dieron una charla a los niños del colegio donde les permitieron dormir para explicarles por qué marchaban. «Fue muy emocionante», recuerda. Y esa concienciación, añaden, es casi tan importante como el objetivo final de la lucha que han emprendido. «Nosotros vamos a pasar por 43 pueblos, y a todos ellos les va a llegar nuestra presencia y el mensaje de que los pensionistas luchamos por unas pensiones dignas», dice.

Una demostración de constancia.

Pero su lucha no es reciente. De hecho, ya va camino de cumplir dos años. La primera manifestación tuvo lugar el 15 de enero de 2018 y, aunque el epicentro de las movilizaciones de jubilados estuvo en el País Vasco, el movimiento por unas «pensiones dignas» tuvo sus réplicas a lo largo de todo el estado. Y desde entonces no han parado. Lo que pedían era, esencialmente, que se revirtiera la reforma de las pensiones aprobada por el PP en el año 2013 por la que las prestaciones quedaron desvinculadas del IPC y sometidas a una subida anual del 0,25%.

«Una subida de mierda», denunciaron entonces los pensionistas. Pero no solo eso: también reclamaban la eliminación del llamado factor de sostenibilidad, un instrumento aprobado igualmente por los conservadores y que permitía recortar las nuevas pensiones en función de la esperanza de vida de cada generación. La Coordinadora, además, reclamaba la derogación de la reforma aprobada en 2011 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Y algo consiguieron. El factor de sostenibilidad quedó aplazado hasta el año 2023 y Mariano Rajoy pactó con el PNV subir las pensiones un 1,6% en 2019 antes de ser desalojado de la Moncloa por la moción de censura presentada por el PSOE. Pero fueron cambios mínimos, unos meros retoques que no reformaban de manera completa el sistema, como reclaman desde la calle. Algo más lejano de conseguir tras la ruptura de las negociaciones del Pacto de Toledo y, ahora, la repetición electoral.

Por eso, el objetivo continúa siendo exactamente el mismo que desde hace un año:

• NI PACTO DE TOLEDO NI MOCHILA AUSTRIACA.

• PENSIONES GARANTIZADAS POR LOS PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO.

• PENSION MINIMA DE 1.084 EUROS YA.

• REVALORIZACIÓN AUTOMÁTICA DE LAS PENSIONES CON EL IPC.

• DESAPARICION DE LA BRECHA DE GENERO EN LAS PENSIONES.

¡Viva la lucha de las/os pensionistas!

¡Viva la lucha de la clase obrera!

lee aquí la noticia de infolibre

lee aquí la noticia de la manifestación del miércoles 16

 Deja un Comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)